Exposición en Madrid

¡Ya son ganas!

Nos presentamos como grupo ENCONTRE en Valencia en 1997. Desde entonces hemos realizado numerosas exposiciones por España.
El grupo no tiene homogeneidad en sus planteamientos plásticos, no pretendemos constituir ningún “ismo”, no creemos en la uniformidad de estilo, pero sí pensamos que este planteamiento es ocasión para una enriquecedora comunicación personal y profesional.
Aparte de la amistad que nos une, queremos compartir con otros artistas y personas interesadas en las artes plásticas esta exposición, que se celebrará en una ciudad tan querida por nosotros como es Madrid y que se inaugurará el día 1 de Agosto, que…
…¡ya son ganas!

Esperamos vuestra asistencia a eso de las 19:30 horas.
Brindaremos juntos con una copa de Agua de Valencia.
¡Fresca!

Centro Cultural Casa del Reloj, “Sala La Lonja”
Paseo de la Chopera,10

Vanguardia, cine y cartón

La diferencia entre papel maché y cartón piedra está en la técnica utilizada. Se suelen utilizar ambos términos indistintamente, junto con el de cartapesta. En sendos casos la base es papel y engrudo. En el caso del papel maché y la cartapesta, la figura surge a partir de un armazón. Sin embargo, en el cartón piedra surge de un molde (o más de uno, dependiendo de la complejidad de la figura en sí).
El cartón piedra experimentó un auge a partir de la década de los cuarenta, cuando la técnica da el salto de la industria juguetera a la industria fallera. Los artistas de la ciudad empiezan a tomar en cuenta esta técnica y a apreciar sus posibilidades, hasta que el Equipo Crónica la pone de máxima actualidad en plena era pop.

Ya se había utilizado en el cine y el teatro en su sentido más arquitectónico, visual. El atrezo de innumerables películas de peplum y capa y espada está realizado en cartón piedra, decorados interiores y exteriores. Incluso 60 elefantes falsos para acompañar a los quince auténticos en Scipione l’Africano (1937). Pero también Casablanca o Harry Potter.
Es una técnica que juega con los volúmenes y las apariencias, las piezas siempre imposiblemente ligeras. El proceso, totalmente artesanal, resalta su singularidad, convirtiendo la figura en artesanía moderna.

Orígenes y curiosidades

Los orígenes del papel maché se remontan a la antigua China y la invención del papel (Dinastía Han, 206 aC – 220). Utilizaban esta técnica para una gran variedad de objetos y utensilios, y su acabado común era con laca, capas y capas de laca para embellecer y endurecer.
En Europa Occidental no alcanzó popularidad hasta el s.XVII, cuando se produjo una explosión de interés por todo lo oriental. Se fabricaron entonces objetos de decoración, mobiliario, etc., instalándose en Francia e Inglaterra importantes fábricas de manufactura de papel maché. Aunque, como las diferentes colas empleadas estaban compuestas en parte de harinas, gelatina, incluso ajo, canela o ¡coliflor!, era frecuente que terminaran infestadas de insectos o pequeños roedores.
La popularidad (y rentabilidad) del cartón-piedra se mantuvo hasta el s.XIX, cuando el descenso en la calidad, debido sobre todo a la producción en cadena, y la saturación del mercado lo alejaron de la industria de masas para volverse un elemento sólo de interés académico o artístico. Pero hasta ese momento, desde muñecas a teatros de marionetas pasando por carcasas para bombas o cajas de rapé, el papel maché estaba presente en la vida cotidiana de cualquier clase social (incluyendo una tiara papal para la coronación en el exilio de Pío VII, en 1800 en Venecia).
Otro uso interesante fue el que le descubrió el arqueólogo Victor Lottin de Laval (1810-1903), que lo utilizó para hacer vaciados de elementos arquitectónicos en ruinas (esta técnica acabó conociéndose con el nombre de procedimiento lotinoplástico).
En la actualidad, finas piezas de arte son realizadas con esta técnica milenaria.

La inauguración

·
·
·

·

·

·