Mujeres (II)

Siempre es interesante recrear en tres dimensiones una figura clavada en el imaginario colectivo en dos dimensiones.
Goya pintó en numerosas ocasiones a la Duquesa de Alba (la decimotercera, María del Pilar de Silva y etcétera). Este cuadro en concreto (pincha aquí para verlo) se titula tal cual, “La Duquesa de Alba” (1795) y no fue, desde luego, el más escandaloso (la identidad de la maja sigue sin estar establecida con certeza y periódicamente surgen argumentos en favor de una o de otra teoría).

Fue acusada de caprichosa, frívola, imprevisible, libertina… No fue una asesina, sino asesinada. Por orden de la reina. O esos fueron los rumores de su época ante su muerte a los cuarenta años. La exhumación en 1945 no despejó la duda y añadió una nueva: a la Duquesa le falta un pie.
En el caso de la Duquesa, las especulaciones respecto a su vida la dejan, amablemente, en excéntrica, sin la virulencia que sufrieron otras mujeres cuyas vidas bordearon lo establecido.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: