Mujeres (III)

Las brujas han sufrido a lo largo de la historia la misma dualidad que acompaña al género femenino. Han sido consideradas bendecidas y malditas, casi ángeles o hadas madrinas pero también hijas del demonio o concubinas de Lucifer. La figura del brujo nunca ha sido tan frecuente y su misma definición sólo hace referencia a su capacidad de practicar la magia, blanca o negra, mientras que las brujas, en femenino, ha tenido y tiene connotaciones esencialmente negativas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: