Mujeres (V)

¡¡Oh, la mujer!! La musa, el ideal de belleza, protagonista de tantas y tantas historias… La mujer fantástica, llena de mistero: hadas, sirenas… ¡tan lejos de la realidad!
En la época de los pintores como Klimt o Muchá (y nuestro querido Goya con sus “Majas”) las mujeres aparecían con vestimentas de mil colores y envueltas en misterio, pero sin derechos. Clara Campoamor fue decisiva en la conquista del derecho al voto de las mujeres hace apenas 78 años (en 1931) y sufrió escarnio por ello.

Anuncios

II Semana de la Artesanía de la CV

“Coincidiendo con la celebración de la primera edición Salón de la Artesanía – Espacio Artesano, se ha previsto realizar en el mismo recinto ferial una serie de actividades paralelas enfocadas al conocimiento y promoción de la artesanía, orientadas tanto al público visitante como a los profesionales del sector. Las actividades previstas incluyen la colaboración de un gran número de gremios y asociaciones que darán a conocer al visitante la maestría de sus oficios…” (si quieres leer más, pincha aquí).
.

Acabados

El virgo de Visanteta

“El virgo de Visanteta”, una comedia inspirada en la obra de Josep Bernat i Baldoví, llevada al cine por Vicente Escrivà en 1978.

Mujeres (IV)

El ideal de belleza femenino ha llegado a tener representaciones de exquisita sofisticación, como es el caso de las famosas geishas. Lo que nunca ha quedado muy claro es quién decidía ese ideal.
Las geishas han ejercido siempre una poderosa fascinación en Occidente, aunque se dice que somos incapaces de comprender su peculiar situación. Se las ha considerado cortesanas, símbolos de una cultura machista y patriarcal, esclavas al servicio del hombre. Pero también es innegable que eran mujeres con acceso a una cultura y servicios impensables para sus coetáneas.

Trabajando la madera

Meninas (III)

La vida palaciegacreó verdaderas profesionales en el arte de la intriga y el enredo. Bajo una apariencia de superficialidad, sofisticación y despreocupación se desarrollaban verdaderas guerras de poder. Todas las Coronas Occidentales competían en fastuosidad y así lo reflejaban los artistas de la corte.
Una de las obras más universalmente conocidas que refleja este ambiente palaciego es el famoso cuadro de Velazquez “Las Meninas”.

Anteriores Entradas antiguas